Construcción Sostenible - ::: La Península Constructores / Bucaramanga :::

Noticias

1

En el mes de agosto de 2010 se informó que en Colombia se había construido el primer edificio que reduce su “huella de carbono” lo cual significa que el país estaba entrando en la “onda ecológica” con base en nuevos materiales y diseños que permiten que las edificaciones sean ecológicamente sostenibles.

En Colombia existen cerca de 27 proyectos que están a la espera de la certificación LEED (Líder en Eficiencia Energética y Diseño sostenible) que se localizan en ciudades como: Barranquilla, Bogotá, Bucaramanga, Cartagena,  Cota, Guarne, Medellín, Sabaneta y Sopó

Número

Destino

15

Oficinas del sector privado

2

Oficinas del sector público

2

Hoteles

2

Logísticas

1

Colegio

1

Centro de salud

1

Estación de metro

3

Otros usos

En agosto de 2010 la firma Novartis Colombia en Bogotá inauguro su sede que corresponde a la primera construcción sostenible del país en recibir la certificación LEED. Algunas de las principales características del edificio  son las siguientes:

a) El edificio cuenta con ahorro de iluminación y de energía, basado en un concepto de arquitectura bioclimática que hace que tenga un sistema de ventilación natural y una temperatura que oscila entre los 18 y 22 grados centígrados
b) Los aparatos sanitarios cuentan con un suministro de agua proveniente de un tanque de aguas lluvias.

Una construcción sostenible combina los materiales con procesos de producción limpia. Por una parte, se reducen los consumos de agua, energía y la generación de desechos y desperdicios, y por otra parte, en los diseños se busca aprovechar al máximo, en los diferentes espacios, las condiciones naturales  de luz y ventilación. Adicionalmente, se utilizan la mayor cantidad de materiales locales para disminuir la contaminación que produce el transporte de estos.

Desde el punto de vista social los beneficios hacen referencia a la generación de espacios públicos, mejoramiento de la movilidad, mezcla de usos compatibles para una mejor dinámica urbana y una mejor calidad de vida y capacidad de pago.

Desde el punto de vista ambiental las mejoras están asociados a menores consumos de agua y energía, reducción importante en las emisiones de CO2, disminución en la generación de escombros y mejores ambientes interiores.

Ahora bien, los costos de este tipo de construcción frente a los costos de las construcciones tradicionales son un poco más elevados pero, con el transcurrir del tiempo tenderán a disminuirse en la medida que aparezcan en el mercado nuevos actores (proveedores, materiales y profesionales capacitados) que se orienten hacia este tipo de edificaciones.

Dejar comentario

Tu correo no será publicado.